Mi Barrio

Tu nuevo canal de noticias geolocalizada

27-Apr-2016 08:04

FRAVMadrid

28022 Madrid

El Ayuntamiento de Madrid aprobará hoy la construcción de un Mercadona que rechaza el vecindario.

Se levantará sobre dos parcelas de uso residencial ubicadas en una vía de un solo carril, la calle Estocolmo (San Blas)
Previsiblemente, el cambio a uso comercial saldrá adelante en el pleno municipal de mañana con los votos a favor de Ahora Madrid y la abstención del PP

“Supermercados de confianza” es el lema de la empresa de Juan Roig, el hombre con la fortuna privada más grande de España. Una frase que en el barrio de Las Rosas (San Blas) suena a burla. Desde hace semanas, su vecindario, especialmente aquel que se verá directamente afectado de ejecutarse el proyecto, se moviliza contra la construcción de un nuevo Mercadona en la calle Estocolmo, algo que previsiblemente se aprobará mañana en el pleno del Ayuntamiento. Y se hará, paradójicamente, con los votos a favor de Ahora Madrid y la abstención del Partido Popular. PSOE y Ciudadanos ya han anunciado que votarán en contra. “Nos sentimos profundamente decepcionados y cabreados; Ahora Madrid va a votar contra sus supuestos principios, que en teoría pasan por defender el comercio de proximidad y oponerse a las grandes operaciones urbanísticas”, sostiene Juan Ramón Ibáñez, de la plataforma vecinal que se ha puesto en marcha para luchar contra la instalación de la gran superficie.
Según el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, las parcelas de la calle Estocolmo en las que Roig quiere levantar el nuevo supermercado, que se corresponden con los números 22 y 24, están reservadas para uso residencial, y en ellas estaba prevista la construcción de varias manzanas de chalets unifamiliares. En el punto 16 del pleno de mañana, el Área de Gobierno de Desarrollo Urbano Sostenible propondrá, para su aprobación, un Plan Especial con objeto de autorizar el uso comercial.
Pero, ¿por qué el vecindario no quiere un nuevo supermercado en esa ubicación? Las razones son numerosas, pero la más importante tiene que ver con cuestiones de movilidad. La calle Estocolmo es de un solo carril, “por lo que no podría absorber la cantidad de tráfico que el centro [comercial] generaría”, y que daría lugar a otros problemas como más “contaminación ambiental y acústica y falta de aparcamiento” para las personas residentes. Además, “destruiría al pequeño comercio que se encuentra en varias manzanas alrededor”, puede leerse en el sitio web de la plataforma vecinal www.contramercadonacalleestocolmo.es El nuevo supermercado generará colapso circulatorio y contaminación acústica y perjudicará gravemente al pequeño comercio.

Localización: 28022 Madrid; ES

Contacto